posit metodología Kaizen

Más allá de una metodología: buscando la mejora continua con Kaizen

Juan Gómez Transformación Digital

En Cloud District hemos construido una metodología ágil que se adapta a las necesidades de los clientes y de los proyectos. De manera general no nos basamos en una metodología concreta, sino que cogemos lo mejor de cada una. Nuestro objetivo es buscar siempre la mejora continua.

Hace tiempo en una conversación con un amigo le contaba cómo habíamos aplicado en mi equipo de trabajo la “estandarización”, igualando los IDEs y plugins usados por todo el equipo, haciendo referencia a la cuarta S (Seiketsu) del famoso método de las “5s”. Él me respondió que se sentía más cómodo aplicando PDCA (Planificar, Hacer, Verificar, Actuar), y la conversación acabó ahí, no supe cómo continuarla puesto que aunque se llame método, en realidad las “5s” se componen de unos principios perfectamente combinables con PDCA.

Decidí escribir este artículo sobre Kaizen porque de todas las formas en las que alguien puede orientarse hacia la mejora continua, esta es la que yo intento utilizar en mi día a día. Una metodología compatible con otras agile, pero sobre la que hoy en día sigue habiendo muchas dudas, como se puede comprobar en el ejemplo anterior.

Vamos a hacer la prueba: busca Kaizen en Google, no tardarás en darte cuenta de que en todo lo que encuentres se habla de cosas distintas. PDCA, DMAIC (Definir, Medir, Analizar, Mejorar y Controlar), “La regla de 1 minuto”… Entonces, ¿qué es Kaizen? Básicamente:

 Es una mentalidad. 

Actitud de orientación a la mejora

Kaizen es una actitud de orientación a la mejora en los procesos. Su origen está en Japón, tras la II Guerra Mundial, cuando el país nipón buscaba una metodología que mejorara el sistema empresarial. En este contexto también se crearon metodologías como Lean por parte del Grupo Toyota orientadas siempre a la mejora continua. Kaizen podemos emplearla en cualquier aspecto de nuestra vida, por ejemplo, en el desarrollo de software de un producto digital, en campañas de marketing, o, incluso, en nuestra rutina diaria como en el simple hecho de salir a hacer la compra. La adaptación a distintos procesos es lo que lo hace grande a Kaizen.

Como ya hemos mencionado, en Cloud District trabajamos mano a mano con nuestros clientes y éstos confían en nuestro expertise para que que lideremos los proyectos. Puesto que siempre adaptamos los proyectos con una referencia nuestra, aplicando Kaizen a nuestra metodología podemos orientarnos a una curva ascendente en los resultados e incrementar la satisfacción de nuestros clientes.

¿Cómo aplicar Kaizen? Este puede ser el paso más duro, puesto que esta metodología se centra en el autoconocimiento. Es importante cuestionarse a uno mismo y saber cómo hacerlo. 

Ver las mejoras como un reto 

En mi caso, por ejemplo, me gusta hacer propuestas con el equipo, ya que incluso aunque no salgan adelante siempre se pueden extraer comentarios constructivos que te lleven a la mejora continua. Ver las mejoras como un reto a conseguir, y no como un defecto a corregir, ayuda a sentirte parte de un equipo con un objetivo común.

Años atrás, estaba comiendo con mi familia, cuando aún no conocía Kaizen, hablábamos de cómo unos amigos se habían ido de viaje a Islandia. En aquella época, Islandia era para mí un lugar inhóspito, lejano y frío. Mi madre me dijo entonces unas palabras que ahora atesoro:

– “Hijo mío, ir a Islandia no es tan difícil. Sólo tienes que bajar a la calle, andar hasta la esquina, y luego seguir”.

Kaizen: pequeños logros y disciplina

Con toda la sabiduría que una madre puede tener me dio dos de los pilares sobre los que se construye un Kaizen exitoso: ir consiguiendo pequeños logros y disciplina

En un entorno siempre cambiante, en cuanto a clientes y proyectos, no puedes ir directamente a Islandia, es decir, no puedes obtener la perfección desde el primer momento. Ese objetivo es algo ambicioso, es mejor centrarse en una pequeña meta que puedas hacer ahora y que puedas mejorar esta iteración. Céntrate en ser hoy un poquito mejor que ayer. Es mucho más sencillo y mucho más satisfactorio.

En el equipo, si vemos algo que podemos mejorar y lleva poco tiempo, lo mejoramos en el momento. El hecho de llevar propuestas de mejora a una reunión puede dificultar su implementación y retrasar los resultados. Deja que los pequeños logros fluyan en el día a día, y abrázalos cuando puedas.

El segundo de los pilares en los que se basa Kaizen, la constancia o disciplina, para mí es el más importante. Una vez “Llegues a la esquina”, sigue andando. Cuando consigas una mejora, ve a por el siguiente reto. Sigue cuestionándote, sigue buscando pequeñas mejoras, sigue haciéndolas realidad, y sigue mejorando.

¿Cómo aplicar Kaizen en tu trabajo diario?

A los 13 años hice mi primer programa, un “hola mundo” en C, al igual que el primer programa de muchos desarrolladores. Al día siguiente me dije “¿Y con esto qué puedo hacer?”. Cada vez que descubro algo nuevo en programación es un nuevo camino lleno de posibilidades que se abre ante mí. Kaizen marca una diferencia en la actitud, en el planteamiento, y por supuesto, en el resultado.

El mundo del producto digital es cambiante, siempre hay cosas nuevas que aprender, por lo que es un lugar donde el Kaizen puede ayudarte a que tu evolución siga el mismo ritmo

Pero estoy seguro de que en vuestro día a día también tenéis muchos proyectos que sentís que no avanzan, y no sabéis por qué. Leer un libro, o escribirlo, dejar de fumar, aprender un idioma, montar un negocio, aprender a pilotar… Aplicar Kaizen nos ayuda a avanzar constantes y seguros hacia nuestros objetivos.

Cuestiónate: ¿Y con esto qué puedo hacer? Da un pequeño paso: ve hasta la esquina. Continúa: Mantén la inercia, ten voluntad de seguir.

Esto es Kaizen, el deseo de ser sencillamente un poco mejor cada día, y la disciplina para llevarlo a cabo.

Escribe un email a info@clouddistrict.com
o déjanos tus datos para que nos pongamos en contacto contigo

Hola, mi nombre es nombre y trabajo en empresa Por favor, escribidme a o llamadme al teléfono (opcional). Me gustaría hablar con vosotros de...

* Este campo es obligatorio

Enviar